CRISIS DEL ÉBOLA

En noviembre de 2014, durante el auge de la epidemia de ébola que arrasó Guinea, Liberia y Sierra Leona, AFP-Services envió un equipo a las zonas más afectadas para cubrir el trabajo de dos organizaciones de la ONU –UNDP y UNFPA– y de la Comisión Europea, presentes en la zona para tratar de controlar el brote epidémico mortal.

Fue un trabajo estresante, peligroso y desgarrador. El periodista audiovisual Edouard Dufrasne, de Bruselas, y el fotógrafo Kenzo Tribouillard, de París, asistieron a una rigurosa capacitación en seguridad antes de emprender la tarea.

Durante un mes en el campo, trabajando en los tres países, lograron obtener un registro valioso y conmovedor del trabajo crítico que desempeñan la ONU y la Comisión Europea para ayudar a contener la enfermedad.

A WORD FROM THE INSIDE

LA PALABRA DE UNO DE LOS PROTAGONISTAS

“Trabajé en muchas zonas de conflicto como videorreportero”, comenta Edouard Dufrasne. “De hecho, recién regresaba de Siria e Irak cuando me encargaron este trabajo”. Pero en cierta forma, cubrir el brote de esta enfermedad y sus consecuencias terribles le dio “mucho más miedo” que cubrir una guerra, señaló. “No había línea de combate: el peligro podía venir de cualquier parte y en todas partes. Tocar la manija de una puerta podía ser peligroso. La verdad es que me sentí más cómodo en una línea de combate sabiendo que ISIS estaba a 500 metros”. Para llevar a cabo su misión, Edouard trabajó estrechamente con los representantes de las organizaciones de la ONU presentes en el lugar, y siguió de cerca a los comisarios de la ONU cuando recorrían las zonas afectadas.